Don Armando Molero


Don Armando Molero

(Por Eduardo D´Pool)

Iba yo caminando por el centro de aquel Maracaibo del mercado de los Buchones, de las piraguas en el malecón con sus cargamentos de plátanos traídos desde el sur del lago; de la plaza Baralt y los alrededores del mercado Principal; de la esquina de Mac Gregor y del Hotel Victoria; la Botica Nueva, la Farmacia Santa Sofía y la Botica Italiana; en medio del bullicio producido por los vendedores ambulantes, los pitos de la bocinas de los automóviles y la gente aglomerada allí, en el centro, vivo y dinámico de Maracaibo; empiezo a escuchar, saliendo de la mayoría de las casas comerciales, el sonido característico, inconfundible de la guitarra pulsada por Don Armando Molero, a lo que comentaba la gente—Es medio día, son las doce—porque a esa hora “el cantor de todos los tiempos” iniciaba su programa radial en vivo por la emisora “Radio Popular”; a medida que yo continuaba caminando, del interior de cada casa que iba pasando, salía la misma música, lo que sucedía, era simplemente que a esa hora prácticamente todo Maracaibo sintonizaba en la radio a Don Armando Molero.





Armando Molero nació en el Empedrao el 20 de Enero de 1899, desde muy niño sintió una gran afición por la guitarra, ya a los 7 años era buen guitarrista, a los 14 era ya un maestro, empezó su carrera artística en la incipiente emisora “La voz del Lago” y “Ecos del Caribe”, se unió a Cesar Villalobos para formar un dúo, “Dueto Zuliano”, “los reyes del bambuco y del vals criollo”, disuelto este sigue solo su camino convirtiéndose en cantor tradicionalista, gran guitarrista, quien supo en forma autodidacta, crear un estilo único de tocarla, que parecía que fueran dos guitarras las que tocaban, en vez de una. Los valses, bambucos, danzas y contradanzas, formaban parte de su amplio repertorio, temas musicales que lo hacían el primer cantor de música zuliana, representante genuino de nuestro gentilicio.





Murió, pobre, solo y desamparado el 5 de Febrero de 1971 en Cerros de Marín, Maracaibo, entre sus canciones podemos citar: La reina. Todo eléctrico. El limonero. Maracaibo florido. Trigueña hermosa. Tu onomástico. La suegra. El cocotero. Destello de amor. El estudiante. Tu boca. Feliz cumpleaños. Dulce anhelo. Niña dame tu amor. Virgen de negros ojos. Virgen de chiquinquirá. Quien lo hubiera sabido. Tu eres la mujer que adoro. Josefina. El moñongo. Los pescados. Con el sombrero. El beodo. Sobre la verde margen. Francisco y su gallo. Maracaibo te recuerdo.

Voy a relatar una experiencia personal relativa a Don Armando Molero:

Mi padre, Roberto de Pool, gran amigo de Don Armando, tenía en Isla de Toas un cine llamado “Principal” y como la popularidad de Don armando en la “isla” era tanto o más que en Maracaibo y todo el mundo allá lo oía, a papá se le ocurrió hablar con Don armando sobre una presentación de él en esa isla, la idea fue muy bien acogida y se dedicaron hacerla realidad; en la parte pecuniaria, la ganancia iba a ser repartida en partes iguales, sacados los costos, o sea gastos de alquiler, pago del taquillero, el portero y el alquiler de la película, quedaron en ese acuerdo, Don Armando cantaría después de terminada la película. Don Armando y su esposa Josefina, dormirían en nuestra casa.

El día de la presentación, se abrieron las puertas del cine a las 7y30 de la noche, se proyectó la película con un lleno total, quedando gente sin poder entrar, papá le propuso a Don Armando dar otra función esa misma noche, y así quedaron de acuerdo. Antes de terminar la presentación se aviso de que iba a darse una segunda presentación, en la que hubo tanta asistencia como en la primera, la noche fue un éxito total, Don Armando estaba feliz porque la presentación había sido un magnifico negocio, sino que también tuvo la inmensa satisfacción al constatar personalmente el amor que la gente de la “Isla”, le profesaba.





Don Armando Molero, parrandero profesional para seguir trasnochando sus sentimientos, cantándole a su lago bajo el centellante rayo del Catatumbo, no pudo alcanzar todas sus metas pero se asentó en el corazón de cada uno de los habitantes de esta tierra, juró cantar hasta la muerte, todas las tardes se sentaba con su guitarra y rompe el silencio y canta, porque según sus propias palabras, vive cantando porque nació llorando.

Que descanse en paz y que permanezca siempre en la memoria de los zulianos, porque quien es recordado, no muere nunca.

ESCUELA PRIMARIA BOLIVARIANA MARIO ABREU

DIRECTOR:

PROFESOR JUAN CARLOS ATENCIO

 

ESPECIALISTA DE DANZA Y CULTURA:

LCDA. ZORAILDA PAZ

Gaita Perijanera

Cancion Patria querida

EL PERRO OFICIAL DE VENEZUELA
EL PERRO OFICIAL DE VENEZUELA

Siguenos en

 Canal Mario Abreu
Canal Mario Abreu